Aquamarin Charter. Alquiler barcos charter

Fenan. Federación Española de alquiler náutico

Noticias de Náutica. Novedades y actualidad. Aquamarin Charter

Información sobre el mundo náutico

VIENTO O CORRIENTE, GANANCIAS O PERDIDAS


Por un lado tenemos a un grupo de cuatro que ha estado todo el día luchando y alternando posiciones en la cabeza de la flota. La noche fue para el Ericsson 4 de del cinco veces medallista olímpico Torben Greal, hasta que al amanecer fueron los del Telefonica Negro de Bekking y Martínez los que se auparon a la primera posición.
Iker Martínez se mostraba franco al analizar una jornada más digna de un Match Race a cuatro bandas que de una regata oceánica. “Es increíble lo parecidos que estamos navegando de velocidad; a la que cambian un poco las condiciones siempre hay uno de los tres (Telefónica Negro, Puma y Ericsson 4) que anda un poco más, pero realmente las diferencias son muy pequeñas”.
Con el Telefónica Azul en cabeza una vez que el Ericsson 4 optó por arriesgarse con una táctica de más viento hacia el Norte, y encontró una corriente en contra que ha superado los cuatro nudos, los puestos tras el iban de mano en mano entre el Telefónica Negro patroneado por Echávarri, el Puma de Ken Read y el Green Dragon de Walker.
Este último también comentaba la dificultad de la jornada: “Finalmente hemos tenido que tomar la decisión radical de ir al Sur con el fin de evitar estas corrientes. Hemos estado navegando durante horas sin poder hacer más de dos nudos y a menudo ni tan siquiera íbamos hacia adelante, así que tuvimos que tomar cartas en el asunto. Realmente no queríamos ir hacia el Sur pero no teníamos opciones”.
Con un campo de regatas que continúa siendo un campo de minas y además aderezado con una corriente que apenas deja avanzar la responsabilidad recae en patrones y navegantes.
La opción Sur, como menos viento establecido que la de irse al Norte pero con mucha menos corriente en contra, ha resultado más beneficiosa que la que a priori iba a dar ganancias a corto plazo. El Ericsson 4 que apostó por el Norte ha quedado relegado a la cuarta posición, al igual que el Puma que de la segunda plaza ha caído a la quinta.
Pero por su parte el Telefónica Negro que no arriesgo ni por el Norte ni por el Sur se establece algo más cómodo dentro de su trabajado liderato (con 19 millas respecto a sus inmediatos perseguidores).
El barco español esta además demostrando un gran potencial en condiciones de poco viento y un excelente análisis de la situación. Y es que a veces, la avaricia rompe el saco.
El chino irlandés Green Dragon y el Telefónica Negro se encuentran –en el parte de las 13.00 GMT- en un empate técnico a 19 millas de los del Volvo Open 70 negro, aunque el equipo de Echávarri ya ha optado por acercarse al Norte ante la disminución del flujo de corriente.
Las próximas horas serán vitales con una flota, que con la desaparición de la fuerte corriente, ya empieza a jugar con las interpretaciones de los partes meteorológicos.
Cuarto es el Ericsson 4 y quinto es el Puma, con los de Anders Lewander en sexta posición y a 30 millas del líder. Los de Bermúdez de Castro continúan acosando al Team Russia en su guerra particular y ya están a cinco millas uno de otro.
Parte de Posiciones a las 13:00 GMT
1 Telefónica Azul, a 1308 millas de meta
2 Green Dragon, a 19 millas del líder
3 Telefónica Negro, a 19 millas del líder
4 Ericsson 4, a 20 millas del líder
5 Puma, a 25 millas del líder
6 Ericsson 3, a 30 millas del líder
7 Team Russia, a 62 millas del líder
8 Delta LLoyd, a 67 millas del líder
 


16/12/2008


RESUMEN DE UNA ETAPA DE INFARTO


En líneas generales se podría decir que ha sido una etapa mucho más dura que la anterior, más rápida y con un mayor rango de condiciones que han pasado desde sistemas de viento de altísima intensidad –en el Indico Sur- hasta la desesperante calma en las últimas 200 millas.
La flota dejó atrás las comodidades de Ciudad del Cabo y su mítica Table Mountain tras realizar un recorrido por la bahía de la mítica ciudad sudafricana. Nadie hubiera predicho que las condiciones que se encontraron en ese pequeño recorrido iban a ser bastante similares a las que imperarían más tarde en la etapa –tramos de 20 nudos y otros de calma total por doquier-
El americano Puma dominó sin piedad el recorrido costero hasta la salida de la bahía, donde una brutal encalmada hizo que toda la flota – con sus velas sin llegar a portar por la falta de viento- se reagrupara para poner rumbo al Cabo de Buena Esperanza.
Con una meta volante en el 20S y 58E, los routings de todos los barcos daban una primera bajada al Sur, para seguir con un Este-Sureste del que nadie tenía claro cuando salir, llegando algunos de los participantes a estar más cerca de Australia que de India.
Con la entrada de un esperado nuevo sistema de presión la flota optaría por subir hacia el Norte y poder rumbo a India.
En un principio se plantearon dos disyuntivas: optar por una buena posición en la meta volante o realizar una estrategia más enfocada en un buen posicionamiento más al Oeste, en busca de la puntuación general de la etapa (que representa el doble de puntos que una meta volante).
La línea recta entre dos puntos, además de que en muchos casos ser imposible en las regatas, no es siempre la más rápida. Había que buscar primero el borde del tren de bajas presiones (del 38 -41S) y más tarde analizar con que sistema subir al Noreste y esquivar en lo posible la inmensa zona de Doldrums situada en esta zona.
Los ocho-diez primeros días de recorrido, tras pasar el Cabo de Buena Esperanza y tirar al S-SE fueron, según los propios protagonistas, duros y sobre todo muy mojados. La flota dio caza a la primera de las borrascas y en rumbos abiertos aceleraron sus barcos en un temporal que alcanzó los 45 nudos de viento y grandes olas, que a la postre ofrecieron impresionantes surfeadas.
El 18 de noviembre, con 600 millas a la meta volante, toda la flota reportaba la entrada de una borrasca que tuvo diversos efectos entre la flota. Viento entablado de 30-35 y rachas que llegaron a un máximo de 49 nudos.
Entre los que pero parte se llevaron estaba, por una parte, el Green Dragon de Ian Walker -una trasluchada involuntaria del irlandés termino con la rotura de su botavara-.
Andreas Hanakamp del Team Russia describía una de sus “galletas”, yéndose el barco de trasluchada involuntaria: “El barco quedó tumbado en el agua y el palo, literalmente estaba dentro del agua. No fue especialmente violento pero de repente el barco se fue, y comenzó a escorar, más y más al lado incorrecto, la botavara comenzó a levantarse y a portar por el otro lado, el spi volaba enrollándose en el estay y a flamear con 35 nudos de viento.
En el Puma tampoco se libraron, explicando su patrón Ken Read el aterrizaje de emergencia tras saltar una ola a toda velocidad: “Nos volvimos a encontrar con otra ola, que nos hizo volar. El terrorífico silencio que se vivió a bordo en ese momento presagiaba que después de despegar íbamos camino de una impresionante “galleta”. Pero esta vez fue distinto de los otras 10,872 galletas que han ocurrido en las pasadas 48 horas.
Al momento, escuchamos un horrible CRACK. Salí corriendo a la proa y nos encontramos con daños en la estructura longitudinal de la proa. La verdad, es que es una pieza importante del puzzle”.
La cosa no acabó aquí. El viento del Noreste fue propicio para que la flota navegase al Este, y se acercára directamente al Meridiano 58 Este, donde se establece la meta volante. La separación Norte-Sur se mantuvo cercana a las 100 millas entre el Puma y Telefónica Azul (Ruta Norte) y los dos Ericsson (Ruta Sur). Con todo esto, el Puma y el Telefónica Azul luchaban por el liderato de la flota.
No habían pasado ni 24 horas cuando saltó la alarma de nuevo y el americano Puma volaba literalmente sobre otra ola, para volver a oír otro crack a bordo. El susto estaba más que justificado y es que el americano de nuevo reportaba al cuartel general de la Volvo Ocean Race severos daños estructurales en su mamparo de la quilla, que por un momento les llevó a pensar en dirigirse a tierra.
La meta volante fue para los hermanos del Ericsson en lo que ya se estableció como una lucha fraticida por el triunfo final. El Ericsson 4 se anotaba 4 puntos al cruzar el 58E y 20S a las 0340 GMT del 20 de noviembre.
Cerrando el podium pudimos ver al Green Dragon de Ian Walker seguido del Team Russia que, cruzando en cuarta posición, anotaba así su mejor puesto desde que la regata comenzará en Alicante. Telefonica Azul fue quinto y su gemelo el Negro sexto. Cerrando el paquete se encontraban el americano Puma y el holandés Delta Lloyd.
Llegados a este punto, la flota se mantenía ya realmente agrupada con continuos cambios de posiciones tras este paso.
Los daños en la flota eran importantes; Green Dragon desistía de emplear más tiempo en una reparación de emergencia de su botavara y navegaba sin ella, mientras que el Telefónica contaba con dos hombres lesionados a bordo y su guardarropa de velas bastante mermado, y el Puma debía inexorablemente que quitar el pie del acelerador.
El 24 de octubre, el Telefonica Azul confirmaba la rotura de su orza de deriva, por lo que su inmediata opción táctica tuvo mucho que ver con las posibilidades de navegar con una orza inservible.
Dos días después de la meta volante, la flota llegó el ecuador de la etapa. De nuevo los partes de posiciones volvían a estar dominados por los hermanos Ericsson, en una autentica batalla fraticida en liza.
En su camino al Ecuador la flota de la Volvo Ocean Race pudo cambiar las botas de agua por zapatillas y el calor fue permitiendo secar cuerpos y barcos, y la calma se hizo noticia principal entre la flota.
Los Doldrums no fueron tan extensos como muchos habían pensado y el 28 de noviembre, la flota ya salía de la temida zona.
Los de Torben Grael hicieron que pareciera fácil lo difícil y metiendo 110 millas a un Telefonica Azul posicionado por los imperativos que supone navegar sin orza.
Ahora ya sólo quedaba salir totalmente de los Doldrums y enfrentarse a la línea de llegada; la flota se repartía entre Este y Oeste. Ericsson 4 y Telefonica Azul hacían su propia regata, mientras que el Delta Lloyd apostaba por un Oeste que pagó dividendos y que le hizo entrar en el juego del Puma, Green Dragon y Ericsson 3.
El Telefonica Negro no tuvo más opciones que caer al Este -más tarde, llegamos a saber que había sido causa de la rotura de la orza de deriva, al igual que su hermano el Azul-.
Finalmente pagó el Oeste y el Delta Lloyd de Bermúdez de Castró remató lo que hasta ese momento había sido una regata espectacular para el barco de primera generación, ex-ABN AMRO.
Comenzó entonces un Match Race a cuatro, que se mantendría durante varias jornadas inalterablemente al límite. Con un mismo rango de condiciones y en apenas 10 millas, los cuatro barcos (Ericsson 3 de Anders Lewander, Puma de Ken Read, Delta Lloyd de Bermúdez de Castro y Green Dragon de Ian Walker comenzaron lo que será recordado como uno de los más emocionantes finales de etapa que hayamos visto en la historia de la Volvo Ocean Race.
Mientras tanto el Telefónica Negro hacia un esfuerzo excepcional y entraba a popa del Match Race.
A partir de ese momento, cada uno de los equipos comenzaba a ingeniárselas lo mejor posible, y el “Modo Invisible” comenzaba a verse con asiduidad en la flota (aunque como alguien comentaba a su llegada a tierra: “Era un poco inútil el modo invisible, ya que durante el día el grupo de 4 estábamos a perfecta vista unos de otros”.
Tras seis días de absoluto liderato, Torben Grael y su equipo a bordo del Ericsson 4 cruzaron la línea de llegada en Cochin. Telefonica Negro anotó un espectacular segundo puesto que ha hecho que los de Bekking vuelvan a tener una gran confianza en si mismos, pese a los fallos de su barco.
Tercero fue el Ericsson 3 de Anders Lewander, por lo que el podio veía tanto en primera como en tercera posición los colores de la multinacional sueca.
La sorpresa llegó con el cuarto puesto. Las últimas 12 horas de regata le sirvieron a los de Echávarri, a popa del grupo en guerra abierta por cada metro, para ejecutar su opción táctica de irse a tierra en busca de una mayor intensidad de viento y la aparición del terral.
El amanecer dio muchas sorpresas, tras salir de su Modo Invisible el Telefónica Negro se plantó a proa de todo el grupo alcanzando una gran cuarta posición en el marcador de la etapa.
Por su parte en el match race a tres bandas las posiciones cambiaban sin reparo. En las ultimas millas, un tocado Puma con daños estructurales se hacia con la quinta posición, mientras que a su popa quedaba el Delta Lloyd que ha regateado de manera excepcional, con un barco no tan de ultima generación que el de sus competidores.
Tras los de Chuny entró el equipo chino irlandés Green Dragon, ciñendo y sin botavara, tras realizar una regata espectacular.
Por último, y varias jornadas más tarde que el ganador de la etapa, entró un apesadumbrado Team Russia que fue recibido entre los clamores de las miles de personas que le esperaban en el Race Village de la Volvo Ocean Race, en Cochin.
Clasificación Volvo Ocean Race (tras la segunda etapa)
Puesto,nombre,costera de Alicante,Meta Volante1,Etapa1,Meta Volante2,Etapa2, total
1-Ericsson 4. 2,5+3,5+8+4+8 = 26 Puntos
2-Telefónica Azul. 4+2+4+2+7= 19 Puntos
3- Puma. 3+3+7+1+4 = 18 Puntos
4- Green Dragon. 2+4+5+3+2= 16 Puntos
5- Ericsson 3. 0,5+0,5+4+3,5+6 = 14,5 Puntos
6- Telefónica Negro. 3,5+2.5+1+1,5+ 5= 13,5 Puntos
7- Delta Lloyd. 1+1+2+0,5+3 = 7,5 Puntos
8- Team Russia.0,5+0,5+3+2,5+1= 7,5 Puntos



07/12/2008


TELEFONICA AZUL ES SEGUNDO


Con esta segunda plaza, el equipo mejora considerablemente su quinta posición de la primera etapa, añadiendo así 7 puntos a su marcador y anotando una puntuación final de 19 puntos.
Las caras de los integrantes del equipo español lo decían todo en el pantalán y la alegría se iba desbordando por momentos. Pese a las duras condiciones de la etapa, la fatídica rotura de la orza de deriva del barco y las múltiples roturas de velas, el equipo de Bekking y Martínez han realizado una espectacular remontada en los últimos días de la etapa, desde el sexto puesto hasta el segundo, con una acertada opción táctica por el Oeste.
“Ha sido una etapa dura” comentaba el cantabro Pablo Arrarte, “sin duda más dura que la primera, pero muy divertida. A parte de las múltiples roturas que hemos tenido, de velas y de la orza de deriva, salimos de Ciudad del Cabo con mal tiempo y hemos estado dos semanas pasando mucho frío y completamente empapados a todas horas. Cuando ya parecía que todo había acabado y que el tiempo se hacía más benevolente peleando por la tercera posición y, cuando nadie se lo esperaba, oímos un “crak”. La orza de deriva estaba destrozada y pensamos que la etapa se había acabado para nosotros. Afortunadamente salimos de eso y con mucho tesón hemos llegado segundos”.
Frío y cansancio han sido la tónica de la primera parte de esta etapa, mientras que la segunda parte ha estado caracterizada por la presencia de las calmas ecuatoriales.
Iker Martínez por su parte, ratificaba las declaraciones de su compañero de equipo: “La segunda etapa ha sido totalmente diferente de la primera. En la primera etapa nos pilló con el barco muy fresco y con nosotros también fresco, pero a la segunda etapa ya hemos llegado más rodados. a nivel físico esta etapa ha sido terrible. La baja de Laurent ha sido duro y nos ha hecho sufrir, aunque el se ha portado como un campeón, si a eso le unimos los problemas con las velas el resultado es que a nivel físico la etapa ha subido un nivel”.
Para el experimentado proa Pepe Ribes la última jornada se ha vivido con mucha tensión. “Las últimas 24 horas las definiría como el clásico ejemplo de estar con el culo apretado, o también efecto acordeón. Anoche nos quedamos encalmados cerca de la costa Sur de India. Como si estuviésemos aparcados con el ticket de la hora y no nos movimos nada en 4 horas.... sólo una milla. Cuando en mi última guardia de la noche me fui a dormir, llevábamos 168 millas al Ericsson 3. Esta mañana nos habían recortado 100 millas y estaban tan sólo a 60. Ayer si veías las caras a bordo, se gastaba alguna broma, se esbozaba alguna sonrisa. Esta mañana parecía un telediario, los gestos de la gente era de cortar la tensión con cuchillo, y es que no sería la primera vez que en un final de etapa te quedas sin viento t te pasan”.
 



30/11/2008


A TIEMPO A DESAYUNAR


Con la llegada del Ericsson 4 se rompe el quíntuple empate que se había establecido tras el paso de la Meta Volante de Fernando de Noronha. La victoria en la etapa hace que los del multimedallista olímpico Torben Grael anoten 8 puntos más en su marcador que hacen un total de 14 puntos y se establezcan como líderes de la clasificación general.
 
El Ericsson 4, además de establecer un nuevo record de distancia en 24 horas y romper la mítica barrera de las 600 millas, ha ganado una más que apretada etapa en la que ha estado navegando con un tripulante menos.
 
Ciudad del Cabo ha sido generosa con los ganadores de la primera etapa de la Volvo Ocean Race. Con un sol radiante y la Table Mountain que corona la ciudad completamente despejada, el Volvo Open 70 Ericsson 4 atracaba en el puerto de Ciudad del Cabo con un buen número de aficionados, familias y resto de equipos esperando a recibir a los del barco de la multinacional sueca.
 
Con barba de varios días y aspecto cansado, aunque eufórico, Toben Grael comentaba lo que sentía nada más llegar: “Estamos más que contentos y la sensación es más que buena, sobre todo después de haber tenido que evacuar a Tony frente a la isla de San Antón, en Cabo Verde. La etapa ha sido algo extraña, con un primer tramo que se ha hecho muy largo – por los Doldrums-. Pero el segundo tramo ha sido muy, muy rápido. Ha sido genial, pasamos la meta volante de Fernando de Norohna en segunda posición y hemos ganado la etapa”.
 
Sobre el hecho de superar la barrera de las 600 millas recorridas en 24 horas( 602 millas náuticas). El multmedallista brasileño añadía: “Haber batido el record de distancia en 24 horas, no es cuestión solo de diseño de barco, de tripulación o de entrenamiento. Han sido todos estos hechos por igual y toda la tripulación ha ejecutado un impecable trabajo”.
 
El uruguayo Horacio Carabelli explicaba más razones por las que el equipo ha establecido una nueva marca: “El hecho de haber estado entrenando en Lanzarote (España) tanto tiempo nos ha beneficiado mucho. Estuvimos todo lo “cómodos” que se puede estar cuando batimos el record por varias razones y la verdad es que el entrenamiento en Lanzarote ha sido fundamental. Hemos entrenado mucho con vientos fuertes, de más de 25 nudos, y la ola larga y tendida de Canarias nos ha ayudado mucho”.
 
Sobre la sensación durante la difícil primera noche en la que batieron el record, el uruguayo comenta: “Fue un poco de locos. Fue algo así como conducir un coche a alta velocidad, en una noche cerrada y sin faros!. No éramos capaces de ver por donde nos venían esas inmensas olas”.
 
Con 14 puntos en su marcador (8 de la etapa, 3,5 de la meta volante y 2,5 en la regata costera de Alicante) el Ericsson 4 – uno de los dos equipos en esta Volvo Ocean Race con un programa de dos barcos- queda como líder indiscutible de la etapa.
 
“Ha sido un match race”, comentaba el navegante Jules Salter, “el hecho de tener a otro barco tan cerca te obliga a ir siempre a tope”. Para Jules, que ejerció también de navegante en la pasada Volvo Ocean Race a bordo del Piratas del Caribe, esta etapa ha sido algo diferente a la primera etapa de otras ediciones: “Por una parte la salida del Mediterráneo ha sido –a demás de una novedad- difícil, el paso de las Islas Canarias ha sido bastante complicado y arriesgado. Es la primera vez que cruzamos esta zona frente a la costa africana y no por fuera de las islas Canarias, como es lo lógico. Además, hemos llegado antes que en otras ocasiones a la zona de Doldrums y estaban establecidos mucho más grandes”.
 
El siguiente barco, que según el último parte de posiciones debería cruzar la línea de llegada, es el americano Puma, con una estimación de llegada sobre las 15:00 horas GMT.



02/11/2008


Alinghi anuncia la 33ª America’s Cup en Valencia



Sin embargo, lo que es un dato desde el miércoles es que si Ernesto Bertarelli le gana el juicio que sigue pendiente en Nueva York a Larry Ellison, la 33ª America’s Cup se celebrará en Valencia. Y si pierde el juicio, Alinghi y Oracle se enfrentan con los catamaranes y los suizos ganan este duelo, la siguiente edición también será en Valencia. Eso sí, como siempre, hay un matiz para escapar del compromiso. “Siempre y cuando se llegue a un acuerdo con las autoridades españolas”, dicen textualmente.

El equipo suizo abrió ayer el plazo de inscripción para los desafiantes hasta diciembre de 2008 y ha diseñado un calendario de competición que tiene como fecha estelar la celebración de la America’s Cup en 2010 con barcos de nueva generación. Contempla también la disputa de unas prerregatas previas en 2009 con los veleros de la anterior edición de la Copa. Alinghi, además, abre la posibilidad a todos los desafíos que se inscriban para negociar las normas de diseño de los barcos nuevos y hacerlos más asequibles económicamente, ya que los AC 90 previstos inicialmente en el protocolo firmado con el Desafío Español supondrían un desembolso inasumible teniendo en cuenta la actual coyuntura económica.

La victoria que obtuvieron en el Tribunal de Apelación de la Corte Suprema de Nueva York, que de momento declara válido el protocolo firmado entre suizos y españoles, fue recurrida por el BMW Oracle. Por lo tanto, sigue habiendo dos posibilidades. Toda esta planificación está sujeta a que el recurso de los americanos no prospere. En caso de que el Alinghi pierda el juicio, tienen la intención de mantener el programa de regatas previsto a la espera de la disputa del duelo de catamaranes.

Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, se mostraba ayer muy optimista. “Se está saliendo del túnel. No puedo adelantar más acontecimientos de los posibles, pero se ve la luz al final”, manifestó ayer. Año y medio después, la Copa vuelve al inicio. 
 
 



25/10/2008



Páginas: anterior 1 2 3 4 5 6   7 8 9 10 11 siguiente

Aquamarin Charter


Servicios


Otros destinos y Vacaciones


Servicios Adicionales


Stay Mataró


Aviso Legal | Diseño Web QA Solutions